Branco

Branco

Zaragoza
Septiembre de 2007

Sé que debemos de estar felices por haber disfrutado de tu compañía, pero es tan grande el dolor de tu ausencia….
Te echamos mucho de menos, y poco hay que pueda escribir que ayude a suavizar la pena que nos aflige, pero sabes que nunca te olvidaremos. Eras uno más en la familia y tu mirada de amor, tu alegría y tu paz siempre estarán con nosotros.
Ojala que haya un “Más Allá”, “Otra Vida” en la que podamos encontrarnos y de nuevo volver a estar unidos, pero hasta entonces, siempre caminarás a nuestro lado.
Gracias por todo y hasta siempre, Branco, amigo.