Eire

Eire

Tafalla
Octubre de 2017

"Querida Éire,
Fuiste la luz que iluminaba nuestro hogar y, por eso, desde que no estás, siento que es menos luminoso y más sombrío. Llenabas con tu presencia todos los rincones de nuestra casa y, sobre todo, de nuestros corazones, por eso al irte te llevaste un trocito de mi corazón. No me preocupa, te lo regalo encantada, porque estoy segura que algún día volveremos a encontrarnos y yo volveré a completar mi corazón junto a ti para ser felices por siempre.
Espero que fueras tan feliz con nosotros como nosotros lo fuimos contigo y te pido perdón por no estar siempre a la altura de lo que merecía un ser tan bello como tú. Ya sabes que somos humanos y cometemos errores, pero espero que fueras feliz, a pesar de nuestros fallos porque te queremos enormemente.
Has dejado un vacío en nuestras vidas que tendremos que aprender a sobrellevar, pero te estamos muy agradecidos por estos 11 años maravillosos que nos has dado, 11 años de amor incondicional, 11 años de recuerdos que nos ayudan a llenar de nuevo ese vacío y así poder seguir hacia adelante, gracias a todas las experiencias vividas junto a ti.
Gracias por darnos la oportunidad de vivir contigo todo este tiempo, aprendiendo de ti, de tu nobleza y de tu amor sin condiciones.
Te recordaremos siempre.
Maite zaitugu, bihotz bihotzez! Agur eta ohore!"