Fum

Fum

Pamplona
Enero de 2018

Fum, pequeño, cuántas cosas sabías. Que la muerte no es triste, lo triste es no saber vivir. Disfrutaste de cada aire fresco, de cada siesta, de cada caricia, de cada momento de compañía. Nos has enseñado que es el viaje lo que aporta la felicidad y no el destino y tu coraje en la fragilidad. Gracias, ha sido para nosotros difícil entender que la única manera de impedir que una gota se seque es devolviéndola al mar. Y llegaremos a esa playa y volveremos a saltar sobre la arena.