Kiko

Kiko

Zaragoza
Septiembre de 2010

KIKO

Te quiero, te quiero, te quiero, siempre estarás en mi corazón. Han sido los 16 años y tres meses más bonitos de mi vida. Estabas muy enfermito y tu corazón de oro no podía aguatar más. Te fuiste en los brazos de tus mamitas y te hemos acompañado hasta el último momento. Nunca te olvidaremos, porque a los ángeles no se les puede olvidar y tú eres lo más bonito, lo más bueno y lo más dulce que hemos tenido nunca. Kiko, mi chiquitín, cuánto bien nos ha hecho el tenerte en nuestra vida. Has dejado un hueco que nunca lo podrá llenar nadie y me queda el consuelo que volveremos a vernos, porque no puedo vivir sín tí y la vida es un tránsito breve hasta que volvamos a encontranos  y no nos separemos jamás. Te quiero hasta el infinito y vuelta a empezar.

El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales. Schopenhauer