Kira

Kira

Peralta
Mayo de 2013

Pequeña kira, nuestra gordi, llegaste a mi vida en un mal momento e hiciste que el sol volvería a brillar en mi vida. Me enseñaste valores que ni conocía y fue tan fácil quererte y empezar a ser de nuevo feliz a tu lado.
Un 29 de mayo el tumor con el que llevábamos tanto tiempo luchando consiguió ganar la batalla, sabes que luchamos hasta el final juntas pero no pudimos vencer. Con tu ausencia te has llevado tanto.....pero también nos has dejado esos bellos recuerdos que quedaran en mi vida para siempre. Nadie a vuelto a sentarse en tu sofá, ahora los calcetines y bragas ya no desaparecen y sobra el doble de comida. Todavía llego a casa pensando que estarás tras la puerta, que saltaras de tu sofá para salir corriendo a recibirme, porque nadie como tu se ponía tan feliz al verme.
Pero tu sabes que no nos despedimos aquí, espérame allí con todos los compañeros peludos jugando y corriendo como tanto te gustaba, espérame porque algún día nos volveremos a encontrar, eso no lo dudes. Yo mientras soñaré para encontrarme contigo en mis sueños.
Toda la familia te echa muchísimo de menos y Mamen también, tu sabes que ella fue tu ángel hasta el final de tus días.
Y por último darte las gracias por todo y sobre todo por formar parte de mi vida.