Loki

Loki

Pamplona
Mayo de 2015

 

Fuiste un regalo para nuestras vidas, un gato único, tan tranquilo, tan noble, tan cariñoso. Aprendiste a crecer siempre acompañado, nos dabas tu cariño y recibías el nuestro con agrado.

Por desgracia, la enfermedad nos arrebató tu compañía prematuramente y con 11 años te perdimos. La casa sin tí ya no es la misma y nos cuesta creer que ya no estás junto a nosotros; qué extraño se nos hace ver vacío tu rincón favorito del sofá.

Por todo lo vivido, allí donde estés Loki, amigo, compañero, hermano: muchas gracias por haber formado parte de nuestra vida.