Lunna

Lunna


Septiembre de 2007

“Dejaste que te acariciásemos el lomo para paliar nuestros  malos días, aunque te doliese la cabeza o aunque tu día tan poco hubiese sido bueno, movías tu cola incansable para hacernos saber que eras feliz a nuestro lado. Nos mirabas cada segundo como tu solo podías hacerlo con ese fondo de nobleza desinteresada. Has velado nuestros días , has formado parte de nuestra vida doce años. Nos recibías al llegar a casa como si hubieses faltado un año, aunque nuestra ausencia hubiese sido de tan solo un minuto.
A cambio de todo esto que poco pedías, tan solo  amor respeto cobijo y protección.” Gracias Luna.