Pitufina

Pitufina

Pamplona
Junio de 2008

"Debo dejarte marchar, ha llegado tu momento. Me cuesta tanto, te echo muchísimo de menos. Me diste tanto a cambio de tan poco... Tu cariño, tu hablar "gatuno", tu calor, tu tranquilidad, tu ronroneo, tu suavidad. ¡Quién dijo que los gatos no saben querer!
En algún momento nos volveremos a encontrar, mientras tanto recordaré que una gatita me dejó entrar en su mundo y me ayudó a comprenderlo y así me hizo mejor persona. Defenderé tu legado y lucharé siempre para que el mundo sea más justo y respetuoso con quienes nos dan tanto sin que a veces lo notemos siquiera."