Pocky

Pocky

Pamplona
Septiembre de 2012

Querida Pocky:

Cuando eras pequeñita, unos niños te llamaban perro-persona y eso que no han visto lo que has aprendido: aullabas como un lobito bueno, tenías debilidad por los cojines de plumas y un paladar sólo digno del Almadraba.

Y sobre todo, nos querías y nosotros te queríamos pensando que estarías siempre con nosotros. Por eso sentimos tanto vacío, Pocky.

Corre, da vueltas, coge y colecciona piedras de tus praderas pero estate atenta, con tus orejitas levantadas para cuidarnos siempre desde tu cielo QUERIDO MCPERRO.

Tu familia que te quiere y te extraña: Ramón, Felisa, Gabriela y Paula.