Ramsés

Ramsés

Zaragoza
Abril de 2014

“Fuiste bueno al nacer, bueno al vivir
Y bueno al morir.

Independiente, bohemio, tranquilo….
Nunca llamabas la atención, ni pedias nada,
salvo tus paseos, tu gran pasión.

Tu humildad, honestidad y lealtad
hicieron de ti el ser más envidiado
y bueno, contagiándonos con tu carita
esa felicidad que nos llenaba la vida.

Esperamos que este viaje haya sido
al camping más grande del universo,
donde seas eternamente feliz.

Nunca te olvidaremos y por SIEMPRE,
SIEMPRE vivirás en nuestro CORAZON.”