Rosty

Rosty

Pamplona
Septiembre de 2012

Hace 13 años llegaste siendo aquella bolita de pelo juguetona y vivaracha que no paraba quieto y demandaba afecto continuamente. Sin darnos cuenta, pasaste a ser uno más de la familia, un hermanito pequeño del que no nos podíamos desprender. Aún nos resulta difícil creer que ya no estás aquí y que no podremos volver a verte jugar y saltar, oír tus gemidos de alegría al vernos llegar a casa y disfrutar de tu compañía. Pero si de algo estamos seguros es que siempre te llevaremos en nuestros corazones y jamás olvidaremos los buenos momentos que pasamos junto a tí. Te queremos: Vicente, MariJose, Guillermo, Eva y Pablo, tu hijo Thor y el gato Loki.